Besos de Azúcar… Y unas familias del asco

Besos de Azúcar es una película mexicana del 2013 dirigida por Carlos Cuarón. Según alguien es una comedia, pero a mí me pareció más una historia dramática. Los protagonistas son los adolescentes Nacho y Mayra y su amor imposible.

 Besos de Azúcar

Nacho vive en un viejo edificio en el centro de la Ciudad de México que necesitaría una buena remodelación. Muchos departamentos y demasiadas personas. Tiene que compartir la casa con su mamá, el padrastro, un hermanastro y una hermanastra y la abuela de estos dos. La anciana es una gorda que no lo quiere porque no es su nieto, el padrastro no lo quiere porque no es su hijo, el hermanastro es un chamaco espía con bigote que ya tiene cara de delincuente y la hermanastra es una niña obesa chismosa, pero lo que es peor es que ni su mamá lo quiere y siempre apoya las decisiones de su hombre, incluso cuando este se quiere apoderar de la videocámara encontrada por Nacho. El jovencito se tendrá que quedar encerrado en casa hasta cuando no revelará el lugar donde está escondida. Logra salir gracias a la ayuda de la chica que le gusta, pero cuando se vuelve a presentar a la puerta, su mamá y su padrastro lo dejan afuera en plena noche. A esa gorda, chaparra, morena con pelo teñido de rubio-amarillo de su mamá le importa más de la maldita cámara que de su hijo. También en su empleo, la señora es un individuo despreciable, en cuanto trabaja como policía de tránsito y acepta mordidas a cambio de no multar a los automovilistas, mientras su pareja tiene un puesto de venta de DVD piratas en el mercado de Tepito.

Nacho es un joven solo, maltratado en la calle por los chicos más grandes y su único amigo es un adulto feo e igualmente solitario que se dedica a piratear películas y aún vive con su mamá. Un día ve a Mayra y se enamora. Lástima que la jovencita frecuente una escuela de paga y sea la hija de La Diabla, la mujer que su padrastro está obligado a pagar si no quiere perder su puesto de vendedor de mercancía ilegal.

Mayra, a pesar de su casa bonita, también tiene muy buenas razones para no ser feliz. Su hermano la quiere violar pero la mamá no le cree y defiende al hijo favorito, porque es corrupto como ella. La Diabla es una mujer rica, pero no es culta y su elegancia es vulgar como ella: piel morena con pelo claro teñido y agresiva ropa maculada. Se viste y habla como si fuera la dueña de un burdel. Obviamente no quiere que su hija frecuente a un pobre como Nacho y la familia de él no quiere que salga con la hija de La Diabla porque le tiene miedo.

Mayra y Nacho planean la fuga, pero son descubiertos y La Diabla y su hijo intentan de detener a los dos enamorados amenazándolos con las pistolas. Mayra y Nacho se suben al techo de un edificio abandonado y deciden de aventarse. Abajo están las lonas del mercado. ¿Se salvarán? Carlos Cuarón deja el final abierto.

Los personajes de la película muchas veces son exagerados y casi siempre vale la ecuación feo igual a malo, pero se trata de una historia agradable, que nos muestra un mundo que no es el de las telenovelas. Besos de Azúcar me hizo pensar en la clásica historia de Romeo y Julieta (una historia de amor entre dos jóvenes provenientes de familias enemigas), en la de Cenicienta (Nacho maltratado por su familia), en los barrios feos de Nápoles (la casa de Nacho), en la fama maldita del mercado romano de Porta Portese (Tepito), en la película Brutti Sporchi e Cattivi (Feos, Sucios y Malos) del 1976 y en la de Tre Metri Sopra Il Cielo (Tres Metros Sobre El Cielo) del 2004 basada en el libro de Federico Moccia (el amor entre un joven pobre y una chica rica).

Los jóvenes se pueden dejar fascinar por la historia de amor, mientras a los adultos les llama más la atención la descripción del entorno social. Un mundo tan feo que te da ganas de gritar: “Qué bueno que yo no crecí en una familia así.” Hermanos violadores y mamás que quieren solo a ciertos hijos. Unos comportamientos tan innaturales que al principio la mamá de Nacho parece ser solo una hermana mala y el hermano de Mayra un simple guardaespaldas de La Diabla. Los noticieros pero están llenos de crímenes familiares y entonces, pensándolo bien, Besos de Azúcar no es una película totalmente irrealista.

Besos de Azúcar

Annunci
Questa voce è stata pubblicata in español, películas e contrassegnata con , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Contrassegna il permalink.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...