Wakolda de Lucía Puenzo

Wakolda es una novela cautivante y perturbadora que trata del encuentro entre el médico alemán José y una familia argentina. Las apariencias engañan y detrás del forastero se esconde el cruel criminal nazi Josef Mengele que intenta de escapar de los agentes del Mossad que lo están buscando para extraditarlo a Israel.

Wakolda de Lucía Puenzo

Wakolda pero es mucho más que eso: es un viaje que nos acompaña a través de la ruta del desierto y hasta la ciudad de Bariloche, con su paisaje y sus edificios en estilo alpino. Gracias a Wakolda, Lucía Puenzo nos hace conocer la diversidad natural y cultural de Argentina enfrentando temas problemáticos como el pasado oscuro del país, un país que organizó campañas para exterminar a los indígenas mapuches y tehuelches a final del siglo XIX. No todos murieron y es así que la familia de Lilith y el alemán se refugian en la humilde casa de Cumín y sus hijos cuando una fuerte granizada los sorprende en el desierto.

Es en esas páginas que por fin entendemos el título de la novela. Wakolda no es el médico alemán, como podría dar a entender el título que fue dado en España a la película que sacaron del libro, Wakolda es el nombre de la muñeca de madera y trapo de la joven mapuche Yanka, ya embarazada a sus quince años. Yanka pero quiere Herlitzka, la muñeca de porcelana de Lilith y la convence a hacer un trueque. Lilith cree que Cumín sea también el padre de Yanka y no solo de Nahuel y Lemún, pero la joven le dice que no, sin dar más explicaciones. ¿Entonces quién es Cumín para ella? El libro no lo explicita y así me quedé con la duda: ¿es su suegro? ¿Es un hombre adulto que abusa de ella? Todo esto hasta cuando leí el análisis que la Doctora María José Punte de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Católica Argentina de Buenos Aires hizo de la novela. Yanka sería la amancebada, o sea la concubina de Cumín: viven juntos, tienen sexo, pero no están casados.

En los últimos capítulos de la novela, Lilith se da cuenta que Wakolda tiene algo en su vientre. José abre la muñeca y saca el misterioso contenido, pero ni Lilith ni los lectores ven de que se trata. Es en el día del bautizo de las gemelas, las hermanas menores de Lilith, que Cumín, sus hijos y Yanka llegan a Bariloche buscando la muñeca que había sido hecha por un brujo. Lilith quiere saber que tenía adentro, pero Yanka sin contestarle, le quita la muñeca de las manos y la abre dejando caer unos de los ojos de vidrio turquesa que José había pedido para su producción de muñecas arias con vestidos del mismo color de los uniformes nazis.

¿Cuál era el misterioso contenido del vientre de Wakolda? ¿Por qué era tan importante para Cumín y su familia? Lucía Puenzo desafortunadamente nos deja en la oscuridad, pero también esta vez María José Punte tiene la respuesta: Wakolda escondía un talismán. Una respuesta que da vida a otra pregunta: ¿cómo lo supo? ¿Cuáles son los conocimientos necesarios para que el lector pueda entender lo que la autora no dice?

José está a punto de ser atrapado, la judía Nora Eldoc que había dedicado su vida a encontrarlo después de haber sido esterilizada en un campo de concentración, lo reconoce y llama a los refuerzos. José pero se da cuenta del peligro y logra escapar con el hidroavión del vecino de Lilith, un cirujano alemán que ayudaba a los fugitivos nazis llegando a operar los que querían tener una nueva cara para no ser reconocidos. Sintiendo el ruido, Lilith corre hacia el lago. Habían pasado juntos solo unos meses, pero ninguno de los dos había podido evitar de ser cautivado por el otro. José vio en ella un ser casi perfecto: blanca, rubia y con ojos claros heredados por sus abuelos maternos originarios de Alemania. Su único defecto era su baja estatura que a los doce años le daba la apariencia de una niña de ocho. Lilith deja que el médico le inyecte hormonas de crecimiento y a pesar de su cuerpo de niña ya tiene la mente de una adolescente y siente una fuerte atracción para José que una noche aprovecha de la situación para tener contactos íntimos con ella.

Wakolda es mucho más que la historia de un criminal nazi en fuga. Es la historia de una de las páginas negras de Argentina, una historia hecha de colegios alemanes con esvásticas en las banderas y saludos en honor de Hitler. Wakolda es un libro que hay que leer, para conocer más un pasado trágico que no debe ser olvidado.

Annunci
Questa voce è stata pubblicata in español, libros e contrassegnata con , , , , , , , , , , , , , , , , . Contrassegna il permalink.

Una risposta a Wakolda de Lucía Puenzo

  1. Pingback: 2015: my reviews / le mie recensioni / mis reseñas | Consuelo Murgia

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...